Primero de Mayo: un golpe radical en el vientre de la Bestia