Los sindicatos: una introducción

Los sindicatos: una introducción

Una breve introducción a las organizaciones sindicales o sindicatos, su función en la sociedad y cómo pensamos en libcom.org que deberíamos abordarlos en tanto que trabajadores.

Para la mayoría de la gente, un sindicato es una organización de trabajadores creada para defender y mejorar las condiciones de sus afiliados con respecto a sus salarios, pensiones y prestaciones.

Esto es verdad en parte, pero sin duda no es toda la historia.

Obvia la otra cara del sindicalismo: los pactos de "trastienda", los recortes salariales y la pérdida de las condiciones laborales presentadas como una "victoria", las huelgas desconvocadas mientras se eternizan las negociaciones, los afiliados convencidos para que rompan las huelgas de otros sindicatos, los activistas sancionados por sus propias organizaciones...

Una vez tras otra, los sindicatos —incluso los de izquierdas— nos decepcionan. Y, al igual que con los políticos, cada vez que lo hacen, siempre hay otro que nos dice que todo irá mejor la próxima vez si lo elegimos.

El problema, no obstante, es más serio que haber elegido a la persona equivocada para que ocupe el puesto más destacado.

Burocracia

Los sindicatos de cualquier tamaño razonable tienen personal remunerado y están organizados como una empresa. Están los ejecutivos con sueldos bien engordados, los directivos intermedios que aplican las decisiones que ha tomado la cúpula directiva y un escalafón profesional hasta llegar a los partidos políticos social-demócratas, a los think tanks y a los ministerios.

En el lugar de trabajo, los sindicatos funcionan día a día gracias a los trabajadores que se prestan voluntarios para ser representantes y, a menudo, padecen un coste personal, un hostigamiento por prestar sus servicios. Sin embargo, los afiliados sindicales y sus representantes también pueden entrar en conflicto con la burocracia pagada del sindicato.

Esto es porque las bases tienen intereses distintos a las personas que trabajan para el sindicato y lo dirigen. Los líderes sindicales han antepuesto las necesidades de la asociación como entidad legal a los del sindicato como un grupo de trabajadores que luchan por sus propios intereses. Esto se debe a que sus trabajos y puestos políticos dependen de que esta entidad legal siga existiendo. Por tanto, apoyar cualquier acción que pueda suponer un problema para el sindicato —como las huelgas imprevistas— no es algo que los líderes sindicales pongan sobre la mesa.

Incluso a nivel regional y local, los asalariados a tiempo completo no comparten los intereses de sus afiliados. Esto no tiene que ver con sus ideas o intenciones (muchas de estas personas con dedicación plena son exmilitantes que quieren ayudar a los trabajadores a organizarse más allá de sus propios lugares de trabajo), sino con sus intereses materiales. Una victoria para un trabajador es más dinero, pausas más largas, mejores prestaciones. Una victoria para un asalariado a tiempo completo es un puesto en la mesa de negociaciones con la dirección para que los trabajadores sigan pagando su cuota de afiliación al sindicato.

Los puestos de los delegados o representantes sindicales, que normalmente ocupan los trabajadores más militantes, pueden ser complicados. A diferencia de los que tienen dedicación plena, siguen trabajando en el área de producción y son remunerados como los compañeros con los que trabajan. Si los patronos recortan salarios, la decisión afecta a los suyos por igual. Y, como militantes sindicales, pueden ser hostigados por sus patrones debido a la función que desempeñan.

Sin embargo, también deben encontrar el equilibrio entre los intereses del área de producción y los intereses de la burocracia del sindicato. Por ejemplo, una representante sindical puede sentirse furiosa por que su sindicato esté recomendando que los trabajadores acepten un recorte salarial, pero tendrá que seguir luchando para que los trabajadores no abandonen el sindicato. Si anteponen los intereses laborales a los de la burocracia, pueden verse atacados, no sólo por sus patronos, sino también por su sindicato.

Historia

Ciertos problemas han acompañado a los sindicatos desde su fundación. No obstante, otros son el resultado de los cambios en la sociedad capitalista desde entonces. En sus orígenes, los sindicatos eran ilegales y cualquier esfuerzo organizador era recibido con una intensa represión por parte de la empresa y los gobiernos. Los primeros militantes sindicales solían ser encarcelados, deportados o incluso asesinados.

Sin embargo, cuando los trabajadores siguieron haciendo huelga y luchando, pese a la represión, y lograron mejorar sus condiciones en gran medida, las empresas y los gobiernos fueron dándose cuenta de que les interesaba permitir que los sindicatos se establecieran legalmente y darles voz en la gestión de la economía.

De esta forma se podían mantener en un nivel mínimo los conflictos abiertos entre empresarios y trabajadores, y la voz real que tuvieran los trabajadores podría quedar reducida drásticamente mediante la creación de complejas estructuras legales a través de las cuales nuestros "representantes" oficiales pudieran hablar en nuestro nombre. Y, de igual modo, la forma de expresarnos también podría estar regulada por un marco legal bajo supervisión del Estado.

Este proceso ha tenido lugar en distintos países y en distintas etapas de la historia, pero la consecuencia directa es similar. En todo Occidente tenemos la libertad de afiliarnos a sindicatos, pero las acciones que podemos tomar para defendernos de los empleadores están limitadas por la compleja red de leyes sobre las relaciones industriales. Se ponen muchas barreras a la forma de hacer huelgas efectivas, en concreto, prohibiendo cualquier acción que no esté directamente relacionada con las condiciones concretas de los afiliados sindicales y a cualquier tipo de acción por solidaridad. Los sindicatos deben aplicar estas leyes contrarias a los trabajadores a sus propios miembros, pues, de no hacerlo, estarían sujetos a duras sanciones económicas y al embargo de bienes, con lo cual dejarían de existir.

Asimismo, una vez que los sindicatos aceptan la economía capitalista y el lugar que ocupan en ésta, sus intereses institucionales quedan vinculados a la economía nacional, pues el rendimiento de ésta tiene su impacto en las perspectivas sindicales de negociación colectiva. Quieren un capitalismo sano en su país que proporcione puestos de trabajo que sindicar y representar. Por lo tanto, no es de sorprender que los sindicatos ayuden a mantener los sueldos bajos para fomentar la economía nacional, como hizo el Congreso de sindicatos británicos (TUC) en los años 70, o incluso contribuyan a las campañas bélicas de sus gobiernos nacionales, tal y como hicieron las organizaciones sindicales en toda Europa en la Primera Guerra Mundial o el sindicato de la industria automotriz estadounidense United Auto Workers (UAW) en la Segunda Guerra Mundial, firmando un compromiso de no convocar huelgas.

Vender la paz en el lugar de trabajo

Algo que muchos sindicalistas radicales y de izquierdas suelen defender es la idea de "recuperar los sindicatos" o, a veces, de crear nuevas asociaciones sin burócratas. La historia es que los sindicatos no funcionan como lo hacen por culpa de los burócratas; es que los burócratas surgen por la forma en que funcionan los sindicatos (o quieren funcionar) en el lugar de trabajo.

El papel de los sindicatos es complejo: al final tienen que venderse por partida doble a los dos grupos con intereses opuestos (es decir, a los patronos y a los trabajadores).

Para venderse a nosotros, tienen que demostrar que existen ventajas por afiliarse. Esto a veces significa que pueden ayudarnos a actuar y obligar a la dirección a mantener o mejorar nuestras condiciones, sobre todo si pretenden ser reconocidos en un centro de trabajo por primera vez.

Al conseguir que nos afiliemos, demuestran a la dirección que son los principales representantes de la fuerza laboral. Pero, al mismo tiempo, también tienen que demostrar que son interlocutores responsables.

La directiva necesita saber que, una vez que se alcance un acuerdo, el sindicato podrá hacer y hará que sus afiliados vuelvan al trabajo. De lo contrario, ¿por qué iba a tratar la dirección con un interlocutor que no pueda cumplir los acuerdos que negocia?

Es por este deseo de convertirse en un interlocutor reconocido que los sindicatos acaban actuando en contra de sus propios miembros. Les hace aparecer ante la dirección como incapaces de controlar a sus afiliados. Y así es como en 2011 aparece en Reino Unido un negociador de Unite que llama a un grupo de electricistas de base "cancerígenos", al igual que en 1947 un delegado de los mineros pidió acciones legales contra los que hacían una huelga espontánea "aunque sean 50.000 o 100.000". De manera similar, en momentos clave del movimiento sindicalista estadounidense en los años 40 y 70, el UAW hizo que sus propios afiliados fueran sancionados y despedidos por convocar una huelga fuera de los conductos oficiales.

Así que cuando los sindicatos "nos venden", no sólo se trata de que "no estén haciendo bien su trabajo". Puede que hagan mal una parte (la nuestra), ¡pero hacen muy bien la otra! Al fin y al cabo, necesitan controlar nuestras luchas para poder representarlas. Y este es el motivo por el cual los esfuerzos de la llamada "izquierda revolucionaria" en los últimos 100 años por "radicalizar" los sindicatos, eligiendo a los delegados adecuados y aprobando las resoluciones adecuadas, han acabado en un callejón sin salida. De hecho, en vez de radicalizar los sindicatos, ¡las estructuras sindicales con frecuencia han desradicalizado a los revolucionarios!

Los únicos sindicatos que han resistido han sido los que se han negado a asumir este papel representativo, como la histórica asociación de trabajadores industriales IWW en Estados Unidos, la antigua FORA en Argentina y la actual CNT en España. Este rechazo les ha costado perder muchos afiliados, ser víctimas de la represión estatal o ambas cosas.

Muchos sindicatos optan por la vía fácil, contribuyendo a garantizar la paz, a nuestra costa, en los centros de trabajo. Se quitan de en medio nuestros problemas mandándolos de una patada a engrosar la lista de los procedimientos de reclamaciones, los expedientes de casos particulares y las negociaciones a puerta cerrada. Y a los empresarios les encanta. Como dijo una vez un directivo de una multinacional en Sudáfrica al preguntarle por qué su empresa había aceptado la organización sindical: "¿Ha probado alguna vez a negociar con un campo de fútbol lleno de militantes cabreados?"

¿Cumplen su propósito?

Desde los años 80 hemos sido testigos de los enormes ataques a las condiciones de los trabajadores y de los cambios drásticos en el mercado laboral. El trabajo temporal y precario cada vez es más habitual y los trabajadores cambian muy a menudo de trabajo. En Occidente, muchas de las industrias tradicionales del movimiento sindicalista han cerrado y han sido sustituidas por las menos organizadas históricamente, como el sector minorista, de la restauración y de los servicios.

Esta nueva realidad socava el sindicalismo tradicional, pues la tarea de crear secciones sindicales con una base estable de afiliados es cada vez más difícil. No obstante, en vez de intentar mantener a los afiliados ayudando a los militantes a organizarse en el lugar de trabajo, la soluciones de los sindicatos han sido las fusiones (NALGO, NUPE y COHSE en Unison, TGWU y Amicus en Unite en Reino Unido) y ofrecer tarjetas de descuento en supermercados y seguros baratos como prebendas para conseguir la afiliación.

De igual modo, la naturaleza internacional del mercado laboral ha perjudicado aún más a los sindicatos. Los trabajadores pueden ser empleados en un país mientras trabajan en otro y las empresas pueden trasladar sus fábricas y oficinas a lugares donde la mano de obra es más barata.

Por ejemplo, en 2011 los trabajadores de Fiat en Italia fueron animados por los sindicatos a aceptar peores contratos laborales bajo la amenaza de que, de lo contrario, la producción se trasladaría a Polonia. Mientras tanto, los propios trabajadores polacos luchaban contra Fiat. En cualquier caso, en ninguno de los dos países los sindicatos trataron de forjar vínculos internacionales entre los trabajadores.

Romper las reglas juntos

Mientras que su función representativa hace que tratar con la burocracia sindical sea un proceso muy lento y agotador para los militantes, estos cambios del mercado laboral los han hecho más o menos irrelevantes para muchos trabajadores no afiliados.

Cuando surgen conflictos industriales, los trabajadores no sindicalizados sienten que no pueden hacer mucho por apoyar, mientras que los que hacen huelga pueden sentir que se limitan a pasar por el ritual de la acción colectiva: la dirección plantea una oferta terrible, el sindicato se siente "ultrajado" y convoca una huelga de un día (a veces, de unos cuantos), se retoman las negociaciones y se desconvocan las huelgas; la dirección vuelve con un acuerdo ligeramente menos malo y los líderes sindicales declaran la victoria y se lo recomiendan a los afiliados.

Pero esto no tiene por qué ser así. Lo importante —seamos trabajadores sindicalizados o no— es ir más allá de los límites que nos imponen los sindicatos oficiales y las restrictivas legislaciones laborales. En lugar de votar por distintos representantes o aprobar resoluciones en rancias reuniones sindicales, debemos organizarnos junto con nuestros compañeros de trabajo, romper las reglas y aferrarnos a las nuestras:

  • Las reuniones laborales deben estar abiertas a todos los trabajadores, independientemente del trabajo que hagan, del sindicato al que pertenezcan (en su caso) o del tipo de contrato que hayan firmado.
  • Tenemos que respetar nuestros respectivos piquetes. Con demasiada frecuencia los trabajadores hacen huelga para luego ver cómo sus compañeros de otros sindicatos acuden al puesto de trabajo. Esto hace que todas nuestras huelgas se debiliten y, sólo si actuamos juntos, podremos cerrar nuestros centros de trabajo y ganar la partida a nuestros patronos. Por ejemplo, los conductores de camiones cisterna de Shell consiguieron un incremento salarial por encima de la inflación en 2008, cuando los conductores de otras empresas se negaron a cruzar los piquetes. Ese mismo año el NUT y Unison cruzaron sus respectivos piquetes en educación y ninguno logró concesiones significativas.
  • Dependemos de la acción directa y de la fuerza colectiva para conseguir lo que queremos, estemos cubiertos o no por la ley de las relaciones laborales. En 2008, los limpiadores de contenedores de Brighton lucharon contra el hostigamiento de la dirección, ganando tras apenas dos días de acción no oficial. En otra huelga salvaje posterior ese mismo año quedó confirmada su voluntad de luchar, con o sin el respaldo sindical. Así pues, en 2009, cuando la dirección trató de recortar su salario en 8.000 libras por año y trabajador, forzaron que ésta reculase a los dos días de una semana de huelga oficial.
  • Hay que propagar las huelgas. Con frecuencia los problemas no sólo afectan a un único centro de trabajo sino a industrias enteras e incluso a industrias distintas. Debemos establecer vínculos entre nuestros centros de trabajo para poder apoyarnos mutuamente. En 2009, cuando la compañía petrolera Total intentó despedir a 51 trabajadores, todo el mundo salió en su apoyo. Total respondió despidiendo a más de 600 trabajadores por esa acción no oficial. Sin embargo, las huelgas se propagaron en toda la industria energética y, en apenas quince días, todo el mundo recuperó su puesto de trabajo.
  • La solidaridad debe ser tan internacional como nuestros patronos. En vez de echar la culpa a los inmigrantes por quitarnos nuestros trabajos o recortar los salarios o a los trabajadores extranjeros cuando las fábricas se deslocalizan, debemos respaldar a los trabajadores migrantes y a los trabajadores en los países que luchan por mejorar sus salarios y condiciones laborales. Esto no solo los beneficiará directamente, sino que también supondrá que los patronos ya no podrán seguir utilizándolos para recortar los salarios de los trabajadores autóctonos.

    Estas no son ideas nuevas. Los trabajadores —sindicalizados o no— las han puesto en práctica a lo largo de la historia y, al hacerlo, no sólo han entrado en conflicto con sus jefes sino también con la burocracia sindical.

    Conclusión

    Con frecuencia pensamos en los sindicatos como una estructura organizativa que nos da fuerza. Y, sin duda, esto es en parte cierto. Lo que no siempre reconocemos (o no lo aprovechamos) es que la fuerza que el sindicato nos otorga es en realidad nuestra propia fuerza canalizada a través de la estructura sindical y, por tanto, limitada por ésta.

    Únicamente si reconocemos esto y tomamos las riendas de nuestra lucha —ignorando las divisiones sindicales y no cruzando nuestros piquetes respectivos, no esperando a que nuestro sindicato tome la acción, emprendiendo nosotros acciones no autorizadas, a través de las ocupaciones, las huelgas de brazos caídos y el sabotaje — podremos aprovechar nuestra fortaleza y empezar a ganar.

    Más información

    • Sindicatos - guía de lectura - guía de lectura de libcom.org en torno a los sindicatos o las asociaciones sindicales y el papel que desempeñan en la sociedad moderna.
    • Organización en el lugar de trabajo - una serie de consejos para organizarse en el lugar de trabajo. Desde principios básicos y guías de introducción, hasta la forma de plantear exigencias, adoptar medidas como las huelgas y ganarlas.
    • Actividad en el lugar de trabajo - nuestra sección repleta de relatos personales sobre la organización y la acción en el lugar de trabajo y las lecciones aprendidas.
    • Los orígenes de la afiliación sindical obligatoria - Tom Wetzel - un artículo sobre las limitaciones de la afiliación sindical obligatoria y cómo ayudaron a los sindicatos a actuar como una herramienta disciplinaria de los trabajadores en vez de como una herramienta de defensa de sus intereses.
    • Empleo sindicado frente a "la revuelta contra el trabajo", de John Zerzan - excelente artículo que analiza la forma en que los sindicatos a menudo participan en la explotación de los trabajadores, centrándose en concreto en la industria de la fabricación de vehículos de Estados Unidos desde las décadas de 1930 a 1970. Posteriormente el autor escribió cosas muy malas, pero te prometemos que este ensayo merece la pena.
    • Institucionalización desde abajo: los sindicatos y los movimientos sociales en la década de 1970 en Italia, de Robert Lumley - capítulo de un excelente libro sobre las luchas de masas en Italia en los años 60-70, donde se detalla cómo los sindicatos retomaron el control de los movimientos sociales y los canalizaron en la política "representativa".
    • 1970-1972: la lucha de Lordstown y la crisis real de la producción, de Ken Weller - un panfleto muy interesante sobre las luchas de los trabajadores contra el ritmo laboral frenético en una planta de General Motors y la apropiación de la lucha por parte del sindicato de los trabajadores de la industria automotriz.
    • Huelga salvaje: camioneta Dodge, junio de 1974 - artículo detallado escrito por participantes y testigos presenciales sobre la huelga salvaje en la planta donde se fabricaba la furgoneta Dodge en Michigan, 1974, y el papel de los trabajadores, el sindicato y la izquierda.